• Facebook
  • Twitter
  • Pinterest

BIENVENIDXS a MUTI Espacio Evolutivo


"Mi nombre es Bosco Valero. Soy pedagogo y Experto Universitario en Investigación Participativa. Mi socia se llama Rosario Alcantarilla, más conocida como Pitu, es arquitecta y Master en Gestión Social del Hábitat. Pitu y yo nos conocimos en las obras de rehabilitación del Plan Integral del Polígono Sur, en Sevilla. Nuestro trabajo allí consistía en reformar las viviendas propiedad de la Junta de Andalucía (ella), con los vecinos dentro, y mediar en los conflictos entre vecinos y operarios de la construcción (yo), lo que no era tarea fácil normalmente, ni lo uno ni lo otro. En Polígono Sur tuvimos ocasión de aprender dos cosas que llevamos marcadas a fuego: una, que es posible mirar el entorno, cualquier entorno, con buenos ojos y de una manera positiva, pero hace falta educar la mirada, lo que supone en la mayoría de los casos enfrentar tus propios prejuicios. Lo segundo que aprendimos es que la buena arquitectura, es la que se hace contando con las personas a las que va dirigida.


Porque lo cierto es que vivimos rodeados de arquitectura, estamos como "embutidos" en ella, y copia nuestra personalidad. Los edificios, las viviendas... hablan de nosotros, de cómo somos, de nuestros hábitos y nuestro estilo de vida. Hay edificios que hablan de solidaridad y generosidad; de derecho a la vivienda; de ganarse la vida en el campo o la sierra; de respeto al medio ambiente. Hay edificios que hablan del futuro (del que el arquitecto de turno tiene en su cabeza, que a veces se las trae...), otros hablan del pasado, de grandes aciertos y grandes cagadas. Hay edificios que hablan también, y desgraciadamente, de pelotazo urbanístico, y de un modelo de sociedad que reproduce desigualdades.

Con estas reflexiones en la cabeza, y cuando la crisis nos echó del mundo laboral en Sevilla, decidimos mudarnos a Santa Olalla del Cala, y hacernos cargo de un negocio familiar de mobiliario e interiorismo, El Garaje de mi Abuelo, que muchos conocéis, al tiempo que los padres de Pitu abrían otra tienda en Punta Umbría. Estuvimos un tiempo intentando sumarnos a la moda de la venta on-line, pero aquello no funcionó, y terminamos dando un giro completo al negocio. La idea era aprovechar nuestra trayectoria  profesional en el mundo de la arquitectura y la participación ciudadana, y hacer algo nuevo y que realmente nos apasionara.


A esa altura tuvimos la oportunidad, gracias a compañeros y amigos de la profesión como Cristina Rubiño, Jose Ignacio Monsalve o Marina Lagos, de meterle mano a nuestro primer gran encargo en diseño de interiorismo: la incubadora de empresas conocida como La Procesadora, en Alcalá de Guadaira. Fueron varios meses de trabajo donde pudimos diseñar piezas ex-profeso, trabajar codo con codo con otros profesionales del gremio, y poner a prueba nuestra capacidad de inventiva  y logística. Salió bien (:D) y el empujón de autoestima nos dio confianza  para dar un salto cualitativo  en nuestra idea de negocio.

Estuvimos meses dándole vueltas, debatiendo entre nosotros. Peleándonos. Había determinados vicios en la profesión que nos desagradaban y no queríamos caer en ellos. No queriamos comprometer nuestros valores ni nuestra felicidad en algo en lo que no creyéramos al 100% . En esto andábamos cuando tuvimos la suerte de cruzarnos con Antonio Rodríguez Lepe coacher de empresas, gracias al Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial (CADE) de Cala. Antonio nos contagió la ilusión por eso del "emprendimiento", y nos ayudó a organizar nuestras ideas y definir nuestro modelo de empresa. Finalmente, y tras mucho batallar con el papel, terminamos dando a luz un estudio de arquitectura.. un poco diferente: MUTI Espacio Evolutivo.

En el centro, el gran Antonio Rodríguez Lepe 
MUTI viene de la palabra MUTANTE. La wikipedia dice que es el organismo que ha sufrido espontáneamente una mutación en su ADN que lo hace adaptarse mejor al entorno, y transmite esa mutación a sus descendientes.  Es es el principio de la evolución de las especies. Pero en MUTI, nos gusta pensar que si queremos evolucionar como sociedad de una forma equilibrada, justa y sostenible, hay que hacer un esfuerzo por provocar de manera intencionada los cambios necesarios en la dirección correcta, y no simplemente adaptarnos de una manera pasiva o fortuita. Esta evolución requiere de "gente inquieta", y la arquitectura tiene algo que decir al respecto, o eso queremos creer.


Diseño: Carmen Aramburu bybu.es

Alguno, o muchos de vosotros, pensaréis que está muy bien hablar de sostenibilidad, de arquitectura social... pero que, en realidad, el haberos invitado hoy aquí responde a un interés privado y particular, y que en eso somos una empresa como las demás. Y tendréis toda la razón. Porque tenemos la intención de ganarnos la vida honradamente con este estudio y queremos contar con vuestra complicidad. Os pediremos ayuda más de una vez sin cortarnos un pelo. Sin embargo, hay otro interés que no tiene valoración económica, y que tiene más que ver que ver con el sentido de pertenencia. Encajar en un sitio, comprobar que hay personas inquietas en la comarca con las que tenemos tenemos objetivos y valores en común. Personas que aportan a la comunidad en lugar de esperar que las soluciones a los problemas les vengan dadas desde fuera.


Algunas de esas personas, asociaciones, empresas, estan hoy aquí, y aunque nunca sean clientes nuestros, nos produce satisfacción el simple hecho de saber que les va bien. Y eso también es, para nosotros, el  desarrollo local: alegrarse cuando a tu vecino, con su empresa, que aporta bienes o servicios a la comarca, les va bien, porque son necesarios: Fundación Monte Mediterráneo, Alma Natura, Tomates Felices, Oliveda... Algunos de ellos están hoy aquí y es una oportunidad para que nos hablen de sus proyectos, con un vino local de por medio. 

Pero, ¿y nosotros... qué aporta MUTI?  Que nadie se engañe: somos un estudio de arquitectura e interiorismo, con ramificaciones hacia el desarrollo local y la formación, eso sí. Vivimos de esto, y tenemos, como no, una carta de servicios, que podéis consultar en nuestra web. En MUTI nos mueven tres ideas muy sencillitas: sostenibilidad (respeto al medio ambiente), propiciar cambios, participación y responsabilidad compartida entre técnicos y ciudadanos. Defender esos valores, trabajar en proyectos  que caminen en esa dirección: eso aportamos. 



Pero además, ponemos a disposición del desarrollo de la comarca nuestro local de 90m2 aquí, en Santa Olalla del Cala. Un espacio de creación. Lo hemos reformado, de tienda de muebles (su función original), a un lugar apropiado para trabajar a gusto con nuestros clientes,  colaboradores, hacer reuniones, presentaciones, eventos sociales y culturales, desayunos de trabajo... lo vemos como un sitio a disposición de aquellas personas y profesionales que quieran dar a luz nuevas ideas, y necesiten una sala de trabajo o un lugar para difundir su propuesta. Es un espacio abierto a la gente. A todos y cada uno de vosotros y vosotras, que habéis acudido a nuestra invitación, os consideramos ya parte de MUTI.  Así que bienvenidos y bienvenidas y que disfrutéis del día. "

Santa Olalla del Cala, 21 de mayo de 2016

"Te dije que sólo tenías 6 minutos"







Fotos: Rafel Tovar (el barbudo) / Selección de vinos: Olga G. Caballer y El Decantador 
Imagen Corporativa de MUTI: Carmen Aramburu de BYBU.es 


[ Queremos agradecer especialmente el apoyo y la presencia de los vecinos y vecinas de la calle Vera Cruz en Santa Olalla, que siempre están dispuestos a echarnos una mano. Es una suerte que nuestra sede esté en esta calle y no en otra cualquiera. Algunos, o casi todos, han sido clientes alguna vez, pero por encima de todo son nuestros amigos y amigas! ]

Contacto

Ponte en contacto con nosotros


Dirección postal

C/ Antonio Machado, 10
21260 Santa Olalla del Cala (Huelva)

Teléfonos

Rosario: 600 277 018 | Bosco: 665 974 464 | Jose Carlos: 652 849 506

Página web

www.mutiestudio.com