• Facebook
  • Twitter
  • Pinterest

PARTICIPACIÓN, TURISMO Y DESARROLLO: CAÑAVERAL ERES TÚ



"Cuando Merchi (Teniente de Alcalde de Cañaveral) nos pidió que viniéramos a dar una charla en la semana cultural nos sentamos a discutir sobre qué conocemos realmente de Cañaveral de León. En internet puedes encontrar mucha información turística sobre el pueblo, datos de población, historia... La Laguna y la cultura del agua... Pero hay otro tipo de información sobre el pueblo que no está en internet, y que tiene que ver con el día a día de las personas que vivís aquí. Por ejemplo que algunas personas salís a barrer la plaza junto con el personal del ayto, que adornáis vuestra calle en la Romería, de vuestro propio bolsillo. Que limpiáis La Laguna cuando se pone verde... todo de manera espontánea, como porque sí.  Ese tipo de cosas dice mucho de vosotros y vosotras, de vuestra actitud, de vuestros sentimientos hacia el pueblo. Estáis poniendo de vuestra parte para el bien común de Cañaveral, como algo que os sale de dentro.


El título de la mesa redonda es algo así como "Participación, turismo y desarrollo: Cañaveral eres tú". Que es lo mismo que decir: la clave del desarrollo de Cañaveral no reside fuera del pueblo, sino en  todos vosotros y vosotras. Y no me refiero a vuestra actitud ni vuestras ganas de colaborar, que esas ya las damos por supuestas, visto lo visto. Hablo de vuestros conocimientos y vuestra sabiduría, vuestra experiencia. Porque todo el mundo, todas las personas, acumulamos una serie de saberes y experiencias, que nada o muy poco tienen que ver con los libros que hayamos leído, o como nos haya ido en la escuela.  En el caso de Cañaveral, tiene que ver con el entorno físico y natural y cómo os habéis adaptado a vivir en él generación tras generación: las casas encaladas, la sierra y los huertos, los oficios de vuestros padres y abuelos, el agua... Esta herencia cultural, construida a base de esfuerzo, de imaginación y de creatividad, está en la base del desarrollo de Cañaveral.

Fuente Redonda. Cañaveral de León

Pero hace algunos años, décadas ya, el turismo entró en el mundo rural como motor de desarrollo y fuente de ingresos. No voy a extenderme en esto porque tenéis aquí una experta y voy a quedar fatal, pero me referiré a un ejemplo muy llamativo en su día, hoy muy desfasado, que fueron los museos rurales (etnográficos)... cada pueblo tenía uno. Era una forma de atrapar en el tiempo los usos y costumbres del pueblo: oficios, trajes regionales, herramientas de labranza, productos de la tierra, recortes de periódico con efemérides... Ahora la mayoría de esos museos están cerrados. ¿Por que? Porque la demanda del visitante actual no es ver cosas. Quiere hacer cosas, experimentar lo que hacen y sienten las personas del pueblo que visitan.




Vamos a partir del ejemplo más conocido, el de La Laguna. Nosotros venimos relativamente a menudo a bañarnos, al menos una vez todos los veranos. Pero lo hacemos porque no es una piscina. Si lo fuera, no vendríamos. El valor añadido que tiene bañarse en La Laguna es que es una inmensa alberca de riego, de agua sin cloro, que viene de una fuente natural inagotable en medio del pueblo. La gente viene a conocer eso, no sólo a refrescarse. Viene a disfrutar de esa experiencia: bañarse en una alberca gigante de riego, con la sierra al fondo. Y aunque a veces esté verde, vienen, se bañan, e incluso se animan a echar una mano recogiendo verdina. Y después consumen en el bar más próximo. Eso es lo que se llama hoy día turismo de experiencia El que ofrece al visitante una actividad única, que además pone en valor la singularidad del pueblo, lo más llamativo, La Laguna. Y esto ocurre así porque a alguien se le ocurrió, hace muchos años, bañarse aquí en verano e invitar a los turistas a que lo hicieran también, o por lo menos, no prohibirlo. Si La Laguna estuviera vallada y costara dinero entrar, los visitantes se volverían, porque habría dejado de ser alberca para transformarse en piscina, y eso, lo hay en todos los pueblos. Esto que hacéis, es un uso creativo, inteligente, de un recurso natural (el agua) y una infraestructura de riego de huertas, lo que es La Laguna realmente. 


Otro ejemplo de desarrollo local ligado al turismo de experiencia con un punto  creativo es Linares de la Sierra. Linares es un pueblo más pequeño que Cañaveral, igual de escondido y con una fisonomía muy parecida, al menos para un visitante de fuera: las casas se parecen, y hasta tiene su particular cultura del agua, como Cañaveral. Pero en qué se diferencia Linares, de Cañaveral y de todos los pueblos de Sierra Morena? En que ha desarrollado su oferta turistica reciente a partir del éxito de un restaurante: Arrieros, y un pequeño hotel con un baño árabe.  Ambos se basan en tradiciones gastronomicas y culturales a las que han dado un aire nuevo y actual, que atrae al visitante urbano. Linares es ejemplo de un pueblo turístico de DISEÑO. Linares de la Sierra "El Valle Escondido" (así es como reza en internet.. parece el título de una película). Han conseguido, con eslogan y todo, marcar la diferencia con los pueblos del entorno. Lo de diferenciarse es como.... vuestro festival de la moda flamenca: cada traje es un diseño único, diferente y atractivo. Es así porque el diseñador o diseñadora se ha empeñado en ello, no por casualidad. Pues lo mismo ocurre con el desarrollo turístico de un pueblo. El atractivo de cada pueblo reside en su singularidad, en que no haya otro igual.



Y Cañaveral tiene más atractivos aparte de La Laguna y la cultura del agua: un entorno natural y paisajístico espectacular, las huertas, oferta gastronómica, el camino de Santiago, la fisonomía de las calles de casas encaladas y vuestras tradiciones.  Por ejemplo, nos contó alguien hace un tiempo que en Cañaveral rara era la casa que no tenía un horno de pan. Os puedo asegurar que hay visitantes, que están dispuestos a pagar por la experiencia de aprender a hacer pan de masa dura. Pan "de verdad" (no el que comen en la cuidad), pan de pueblo como el que hace Santos, que es el que nosotros comemos a diario por cierto. Lo vende Emeterio, el churrero de la plaza en Santa Olalla. También pagarán porque alguien los lleve por los parajes más recónditos y escarpados, a los que no pueden llegar solos o siguiendo un sendero. O por aprender a trabajar la huerta. O por coger una bici y darse una vuelta por los contornos. O sentarse a una mesa a comer los mismos guisos tradicionales que comeis vosotros. A mi suegro es lo que le gustaría: que le sentárais a comer a vuestra mesa, de la misma olla. Todas estas actividades y servicios tienen su origen en lo que sabéis hacer, en el sitio donde vivís y en las tradiciones de vuestros padres. 

La Laguna. Cañaveral de León

Para terminar y no enrollarme más, y dar paso al diálogo, os quiero pedir que cerréis los ojos e imaginéis por un momento que hay una acequia imaginaria, que parte de la Fuente Redonda. Una acequia que pasa por todas y cada una de las casas de Cañaveral, por debajo de vuestra propia casa, como una corriente subterránea.. a su paso, el agua recoge y absorbe, mágicamente, el carácter y las vivencias de sus habitantes, de sus antepasados... y desemboca en La Laguna. De repente la Laguna es como un depósito vivo donde converge todo el caudal de  cultura, conocimiento, experiencias, oficios, sabiduría... Un lugar donde confluyen y que hace posible que no caigan en el olvido. Un símbolo de comunidad. Ahora bien. ¿Qué hacer con ese agua cargada de energía, que sois vosotros y vosotras? ¿Qué propósito le vais a dar, qué huerto, imaginario o no, vais a regar con ella? ¿Qué negocio vais a emprender para rentabilizar esa experiencia, ese capital humano que atesoráis en La Laguna imaginaria?  Cómo transformarlo en empleo, en riqueza, en oferta turística ? La respuesta a esa pregunta es la tarea que ahora tenéis por delante. 


Una tarea donde probablemente os tengáis que sentar a dialogar Ayuntamiento, empresarios y vecinos. De tal manera que se escuchen todas las voces y se pongan en común en el mismo foro. Un foro como éste.  Habrá gente que piense que sentarse a hablar es una pérdida de tiempo, y que cada cual se busque la vida como pueda, o que ya vendrá alguien con la varita mágica a solucionarlo todo. Yo en cambio opino que poner en común la opinión y la experiencia de todos y de todas es una manera inteligente y creativa de hacer crecer una localidad como Cañaveral. Y que lo haga de una forma sostenible, no sólo medio ambiental, también socialmente. Porque el desarrollo local es algo más que ayudar a vecinos individuales a sacar adelante su negocio, o a encontrar empleo (algo muy legítimo y necesario). También tiene que ver con fortalecer una comunidad  de personas, que se puedan sentir identificadas e ilusionadas con un proyecto común para Cañaveral, que puedan sentir como suyo. Algo parecido a lo que ocurre cuando salís a barrer la plaza con Merchi. 

Y ahora, si nos dejáis un huequito en La Laguna del pensamiento que hemos llenado con nuestra imaginación... podemos charlar con vosotros y vosotras, aunque sea este ratito... "



Contacto

Ponte en contacto con nosotros


Dirección postal

C/ Antonio Machado, 10
21260 Santa Olalla del Cala (Huelva)

Teléfonos

Rosario: 600 277 018 | Bosco: 665 974 464 | Jose Carlos: 652 849 506

Página web

www.mutiestudio.com